La imagen (de los demás) no importa.

“Mira a esa persona” suele ser el comienzo de alguna frase inútil…  ¿Para qué quieres mirar al los demás? Es casi seguro que caerás en la tentación (y la grosería) de hacer un juicio de valor. O lo que es lo mismo: tirar tu tiempo a la basura.

Si la persona a la que mires sabe de “Imagen de Marca Personal”, te va a engañar, pues comunicará con su apariencia lo que desee (otra cosa sería que mantuvieras una conversación con ella).

Si por el contrario no sabe de “Imagen de Marca Personal”, también te va a engañar, pues ha creado su “gusto” (su nombre oficial es “criterio estético”) de un modo autodidacta, y es más que probable que no se haya planteado jamás qué dice su imagen sobre ella.

La imagen, no importa, lo importante son las personas. Pero hay un dicho que me gusta decir en mis conferencias: “Nadie ha triunfado solo por su imagen, pero hay personas muy valiosas que no han llegado a donde podrían estar, por culpa de no haber diseñado su Imagen de Marca personal”.

PAUTA: Ocúpate de que tu imagen comunique lo que tu deseas en cada momento, que tu “Marca Personal” esté bien definida,  y a los demás, ni los mires… si alguien te interesa, relaciónate con el / ella.

Me gusta hablar de los símbolos de la apariencia como del “imago tipo” de ‘Yo, S.L.”. ¿Qué sería de Nike sin su signo? Que cada elemento de tu apariencia transmita tus cualidades, tu talento, tu pasión… lo que te diferencia de los demás. Importante: o lo que deseas llegar a ser.