Talento, Valores e Imagen de Marca Personal: excelencia para la Marca de la Empresa

Imagen Experiencia Emoción María A Sánchez

El Efecto de Haloque produce la armonía de cada parte de la apariencia con el resto, esa que hace brillar la ‘Marca Personal’ en todo su esplendor, es la mejor forma de envolver el talento y los valores de l@s profesionales que representan la marca de la empresa, ante su equipo de trabajo y ante el público.

He tenido el honor de haber participado, como ponente, a la presentación de una empresa de Recursos Humanos muy especial: Brandty. Que nace de la unión de dos de los mejores expertos que conozco en este ámbito: Cristina Mulero Calvo y Guzmán Martínez Griñán.

 

En la asistencia personal que llevo a cabo a l@s profesionales, me baso en lo más consistente de mi trabajo: la ciencia y la salud. Cuanto planteo está científicamente probado y es saludable… amén de embellecedor. Como dato, sin juicio de valor.

La armonía de cada parte con el ‘todo’: un antídoto contra la ‘Economía de la Atención’.

En la naturaleza se da espontáneamente la ‘ley del mínimo esfuerzo’. Hasta tal punto que, si llevamos el tiempo suficiente un mechón de cabello tapando un ojo, nuestro organismo deduce que por ese ojo no hace falta mirar y poco a poco deja de hacerlo. A esta patología, tan desconocida por l@s jóvenes adolescentes que lucen una enorme mecha de cabello sobre la frente, se le llama ‘ojo vago’.

Por esa misma ley natural y debido al bombardeo continuo de información que se da en nuestros días, nuestro cerebro ha desarrollado, como defensa,  la ‘economía de la atención‘. Este fenómeno nos hace ‘invisibles’ para los demás, en primera instancia. Sólo captamos la atención si tenemos algo interesante que ofrecer… como por ejemplo, una experiencia estética (así se llama científicamente).

Ese es el modo de contrarrestar este efecto ( lograr visibilidad y no sólo eso, se puede llegar a fascinar) es crear el antes nombrado ‘Efecto de halo’, mediante la armonía entre cada parte de nuestra presencia. Se trata de observarnos en ‘modo puzle’, entrenar la mirada para conocer los pequeños y estratégicos detalles en el cabello, la expresión facial, la postura corporal, el vestuario, etc. Importante: es mucho más útil la fotografía que el espejo.

Comunicamos mejor cuando ningún elemento de la Imagen tiene mayor protagonismo que otro. 

Nuestro talento y valores pierden protagonismo cuando esta armonía de la que hablábamos se rompe debido, por ejemplo, a un estilo de cabello o una pieza de vestuario de un color llamativo o muy moderno, un detalle estridente de la decoración facial (maquillaje / barba), cualquier detalle que sobresalga sobre el resto de la apariencia.

Si lo que deseamos es transmitir un mensaje profesional, claro y conciso, el embellecimiento científico y la salud (real y aparente), lo refuerza. Los adornos (estilos concretos de peinado o complementos llamativos), lo distorsionan.

La belleza científica se da cuando hay armonía ‘visual’ (peinado y vestuario) entre los volúmenes cabeza / cuerpo, cabeza / hombres, torso / piernas, etc.

La comunicación se refuerza cuando hay detalles que representan símbolos de éxito y salud, como por ejemplo una verticalidad (triunfo ante la ley de la gravedad) y color rosado de la piel naturales;  armonía entre gamas de colores en la apariencia (cálidos / fríos), entre cuerpo y vestuario (cintura visible, largo adecuado a la pierna, etc.) y con la naturaleza (el hombre, líneas rectas, la mujer curvas).

Cuidado con la que H.A.C.E.S.

Los componentes de estas siglas son un resumen de todo lo comentado: Halo, Armonía, Comunicación, Embellecimiento y, como no, Salud (Física, mental, real y aparente).

Debo este acrónimo a mi admirado Juan Carlos Cubeiro, Uno de los mejores expertos españoles en desarrollo del talento, liderazgo y coaching para profesionales. Gracias, maestro.

Inmejorable cierre con

Cierro este post, no sin antes recomendar, para comenzar a desarrollar ese halo especial del que les hablaba, tomar conciencia de la respiración, adquirir la costumbre de un sano desperezarse mañana y noche, la saludable sonrisa (incluso forzada), estar atent@s a la verticalidad natural de nuestro cuerpo y, por supuesto, el agradecimiento por lo mucho que poseemos.

A vuestra disposición para despejar cualquier duda o ampliar la información.